Imprimir

La elaboración del Inventario de Gases de Efecto Invernadero (GEI) para el cálculo de la huella de carbono de la organización de 2014, demuestra el compromiso de la ésta en la lucha contra el cambio climático, uno de los principales retos a los que nos enfrentamos en este siglo y eje central de gran parte de las estrategias y políticas promovidas a nivel internacional por sus consecuencias para las generaciones futuras. Asimismo, es el punto de partida para establecer medidas de reducción de esas emisiones  (o bien valorar otras alternativas de compensación).

De esta manera, con la elaboración de un Inventario de GEI se pretende disponer de información clara y comprensible de la Huella de Carbono de la organización, con una triple finalidad:

Por cuestiones organizativas, la Dirección decidió no elaborar el inventario en años posteriores. No obstante, sigue llevándose el control de la emisión de gases de efecto invernadero (gases medicinales, gases refrigerantes, emisiones indirectas por consumo energético), aunque no se ha dado forma de Inventario. 

En cuanto a emisiones, el hospital dispone de una Central Térmica que funciona con Gas natural para generar vapor de agua y agua caliente para todo el recinto hospitalario. Debido a sus características, se realizan una serie de inspecciones reglamentarias con carácter periódico en las cuales, a través de Organismos acreditados, se toman mediciones de diversos parámetros presentes en los puntos de emisión a la atmósfera, siendo todos ellos satisfactorios hasta la fecha. Asimismo, se lleva a cabo mantenimiento diario del rendimiento de las calderas, para asegurar un óptimo funcionamiento con la menor emisión de contaminantes a la atmósfera.

En cuanto a las iniciativas encaminadas a reducir las emisiones contaminantes, el hospital dispone de energía renovable procedente del sol, concretamente de placas termosolares, con las que se calienta agua en distintos edificios del hospital.

Ver Anexo