ver Unidades de Gestión Clínica

Unidades Intercentro

Unidades Hospital Universitario Virgen Macarena

Unidades Hospital Universitario Virgen del Rocío

Foto para Gestin Clnica

La gestión clínica, como diseño organizativo en nuestra actividad asistencial, promueve la implicación de los profesionales en su compromiso de mejora de la salud de la Ciudadanía, logrando un alto nivel de corresponsabilidad y facilitando  la  transparencia y máxima difusión de datos e información, herramientas necesarias para la gestión de los recursos.

Hacer partícipes a cada uno de los profesionales adscritos a una Unidad de Gestión Clínica en el seguimiento de la misma, consigue que estos contribuyan con mayor interés a la consecución de los objetivos comunes e individuales, generando cohesión y alianzas entre los equipos de trabajo y afianzando el sentido de la pertenencia a su Unidad, redundando en la calidad de su trabajo cotidiano y generando sinergias muy beneficiosas para todos.

Con todo ello, la atención sanitaria de calidad se transforma en una atención integral que va mas allá del diagnóstico y tratamiento de los problemas de salud, aportando como valor añadido la prevención, la continuidad de cuidados, la rehabilitación, la I+D+i y el compromiso en la gestión de los recursos.

En el entorno de los Hospitales Universitarios Virgen Macarena y Virgen del Rocío se materializa en las 59 Unidades de Gestión Clínica existentes, de las cuales 16son intercentros, constituidas partiendo de unidades de una misma área de conocimiento de ambos centros. El Hospital Universitario Virgen Macarena cuenta 19 unidades nodales, una de ámbito provincial y otra interniveles. El Hospital Universitario Virgen del Rocío dispone de 21 unidades nodales, una provincial y una interniveles. Se encuentran certificadas por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía 33 unidades así como 1.325 de sus profesionales

Dentro de esta dinámica asistencial se han priorizado aquellos problemas de salud de mayor impacto en las personas, señalando como ejemplo los procesos oncológicos, hacia los que hemos tenido especial sensibilidad, o la patología cardiovascular o digestiva.