Impacto del proceso de convergencia de los Hospitales

La instauración del innovador modelo organizativo socio sanitario que supuso la convergencia de los Hospitales Virgen Macarena y Virgen del Rocío está suponiendo, tanto la armonización en la utilización de recursos mutuos como la optimización del desarrollo profesional, de forma que la oferta asistencial a la ciudadanía ha logrado mejorar su calidad, accesibilidad y equidad.

La superación de los límites espaciales de los dos Hospitales inherentes a este proceso, junto con el avance en recursos tecnológicos, ha permitido a los profesionales abrirse a nuevas posibilidades de desarrollo profesional.

Desde que se inició, el proceso de convergencia ha sido una preocupación directiva: trasladar claramente los objetivos que se pretendían conseguir con la intención de disminuir la incertidumbre que el nuevo modelo organizativo generaba en los profesionales de ambos centros hospitalarios.

La convergencia es un camino a recorrer donde el papel de los profesionales, así como el liderazgo de los mandos intermedios tanto facultativos, enfermeros o de cualquier otra profesión, están siendo fundamentales. Cada proyecto de convergencia de las diferentes unidades de gestión clínica, y de cualquier área de soporte, es único, ya que está en función de las peculiaridades de cada unidad y del punto de partida en sus relaciones históricas, así como de las prioridades de la organización. 

El camino ya recorrido desde sus inicios a finales de 2012, basado en potenciar los principios esenciales de equidad, accesibilidad, resultados en salud, sostenibilidad, competitividad y desarrollo profesional, y el desarrollo de una estrategia decidida a poner en valor la participación de los profesionales, está contribuyendo a disipar la preocupación que generaba en aquellos momentos.